Es habitual que escria algunas líneas al aproximarnos al 31 de diciembre, haciendo un balance de lo acontecido durante el año trascurrido, pero éste he decidido hacer lo propio para mirar al futuro, y felicitaros el año nuevo con la vista al frente. Sólo echaré la vista atrás para agradecer a todos aquellos que vinieron a Escuela De Frutos-Ozone cuando había que tomar decisiones.

Somos una escuela nueva, pero sólo en apriencia, ya que contamos con deportistas de todas las edades y niveles, profesores titulados y cualificados, y objetivos recreativos, saludable y de rendimiento al más alto nivel. Tenemos toda la ilusión y fuerzas de un grupo jóven, con espectativas de futuro, pero un volumen de gente propio de una escuela veterana. Empezamos un año nuevo que nos brinda la posibilidad de asistir al mejor torneo del mundo, Grand Slam de París, con 5 deportistas de nuestro club. Algo que seguramente no ha sucedido antes en nuestro país, que vayan a ese torneo tantos judocas de un mismo club. Un año que nos depara futuros cinturones negros, pasos de grado para nuestros peques desde 4 años , y para nuestros adultos de más de 45. Un año en el que esperamos hacer cursos y seminarios de carácter científico y técnico en colaboración con nuestras sedes en Toledo y diferentes puntos de Alicante. Colegios donde se desarrollará la cantera de nuestro club, de la mano de los profesores que seguirán los cursos de formación contínua que nos acreditan como profesionales con identidad y método. Nos espera la organización de un festival de verano, etc, etc, etc.

En definitiva nos espera trabajo, mucho trabajo. Y por ello brindo con todos vosotros, los que hacéis posible que nuestros sueños se hagan realidad de la mano de los vuestros. Brindo por mantener la ilusión en busca del beneficio y bienestar del grupo por encima del personal, y por que seamos cada vez mejores en las diferentes facetas en que nos desarrollamos.
En mi persona y la de mi compañero Raúl os felicitamos el año nuevo de todo corazón entonando una frase que nos gusta mucho:
«Cuanto más trabajo… más suerte tengo».